Único

No existen razones para convencerte. No pretendo nada. Cada día me doy cuenta de que pretender se aleja del Ser: puro, calmado.

La presión de ser único genera estrés. Es una idea inventada para adquirir algo que sentimos nos falta.