El origen


La génesis del hotel se encuentra en la inspiración de quien lo hizo. Desde su origen ha sido la casa de una artista. Fundada para encontrar un lugar de calma e invitar a los amigos a inspirarse y crear arte, abandonar la distracción para que la espiritualidad y el arte llenaran todos los espacios. El lugar ideal para conectarse con la paz y el amor que habita en cada uno de nosotros.

Encontrará una casa donde usted es atendido y acompañado desde el primer instante en el que decide adentrarse en la Isla de Holbox. Un lugar lejos de su hogar, donde trabajamos para que todo fluya de manera tranquila y hermosa. El edificio principal se encuentra frente al mar, cada una de sus ventanas dispuestas a recibir el olor de la sal. Desde el jardín que le rodea podrá disfrutar de la calma y la suave brisa que se adentra.

Para su construcción se escogieron elementos importantes de Yucatán como las maderas de Solferino. Su arquitectura se basa en un sistema de soporte a través de troncos.

Artesanos de todo el mundo han aportado elementos a su diseño, a través de una pequeña colección elegida por la propia Sandra, el lujo está en los pequeños detalles, muebles de Patricia Urquiola, antigüedades, cristales de bohemia, linos traídos desde la India y sábanas de algodón egipcio de mil hilos, una cava de vinos solo mexicanos como muestra de respeto por su cultura.

El hotel es arte en cada expresión. Paredes decoradas, libros en los rincones, música que armoniza. Promueve la cultura y crea un espacio de interacción con artistas de la comunidad: la Isla Residencia en México y Galería Arsenal Habana en Cuba.

La cocina de Ser Casasandra brinda una deliciosa mezcla de especialidades de la localidad, mariscos y pescado fresco. Guiados por el olor de un pan recién horneado, y jugos de frutas recién exprimidos, cada mañana nuestros huéspedes llegan a Ser Esencia Restaurant para disfrutar de un delicioso desayuno. En alianza con Roberto Solís, creador de la nueva cocina yucateca se deleitará con los sabores y olores arraigados de la cultura maya, donde el trabajo con amor evoca el auténtico sabor del hogar.

Nuestra filosfía


Ser Casasandra le da una cálida bienvenida en un ambiente agradable en la apartada isla de Holbox. La privacidad de nuestros huéspedes y su satisfacción son nuestras prioridades. Hotel Ser Casasandra y su personal le esperan con entusiasmo y le brindarán un servicio lleno de amor mientras usted se relaja y disfruta de la paz y la tranquilidad de la serena Holbox.

Nuestro objetivo es que disfrute de nuestra propiedad y se sienta en un nuevo hogar lejos del suyo. Nos sentiríamos honrados de poder considerar que nuestros clientes son amigos. Usted será siempre bienvenido y esperamos una visita de vuelta. Ser Casasandra es una oportunidad para descansar, reflexionar, reconectar y restaurar.

Concepto e instalaciones


El hotel es una casa bien íntima, un espacio rodeado de arte, música y detalles, donde todo está hecho con amor. Aquí se experimenta un sentido más profundo de la unión con los seres queridos, mientras se goza de los placeres del mar. Ser Casasandra es un lugar donde las distracciones no existen, donde el tiempo es el activo más valioso y la familia aprende a conectar con un propósito.

El servicio es personalizado y el ambiente, acogedor. Es el lugar perfecto para pasar sus días especiales. Disponemos de 17 habitaciones más 1 villa de lujo. Cada una de sus vistas es un espejo del paraíso. Diariamente recibirá en su habitación accesorios de baño regional con ingredientes orgánicos, agua y frutas.

Obras de arte y música seleccionadas para inspirar y relajarse, ausencia de televisores, teléfonos, relojes despertadores y radios, le inducen a saborear el silencio de lo rústico elegante; nuestro concepto de lujo.

El arte


"Por mucho tiempo deseaba escribir frente al mar. Fui en busca de un mundo remoto, tranquilo, ¡donde el azul fuera evidente! Un día aterricé en Cancún y la atracción de la tierra maya fue abrumadora. Tomé un avión pequeño y volé sobre la isla de Holbox."

Sandra Pérez

Ser Casasandra es hijo de una artista. El arte como forma de vida está presente en cada espacio, en cada decoración, desde la música que armoniza los distintos momentos del día hasta los libros que le acompañan en el salón, en las lujosas y cálidas habitaciones.

La decoración incluye obras de la propia Sandra Pérez y otros artistas del proyecto La Isla Residencia y la Galería Arsenal Habana en Cuba, como Ernesto García Sánchez, Mari Claudia García, Liudmila López Domínguez, entre otros.

Cada rincón de esta casa está hecho con amor y es, a su vez, la mayor obra de arte…